08/01/2019 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El CONICET despide al Dr. Ernesto Javier Grasso.
Investigador Asistente del en el laboratorio de Bioquímica de la Reproducción del IIBYT.
Captura

Era investigador Asistente del CONSEJO en el Instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas (IIBYT, CONICET-UNC), en el laboratorio de Bioquímica de la Reproducción, donde centraba sus trabajos en la proteína Caltrin y su relación con los procesos de capacitación espermática desde una perspectiva de su estructura conformacional y su interacción con biomembranas.

Ernesto Grasso era miembro titular de la Sociedad Argentina de Biofísica (SAB), institución que nuclea a quienes realizan investigaciones originales en el campo de la Biofísica, con el objeto de  propiciar estudios, publicaciones, y toda actividad que contribuya al desarrollo de esta disciplina.

Médico por la Universidad Nacional de La Rioja y doctor en Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba se desempeñaba como Profesor Asistente de Química Biológica en la Escuela de Ingeniería Química de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Uiniversidad Nacional de Córdoba (UNC). Realizó su doctorado en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC y su posdoctorado en el CIQUIBIC (CONICET-UNC).

Ernesto era una persona afable, sensible y talentosa, dueño de un humor irónico que lo caracterizaba y nos divertía. Hizo aportes significativos en su tema de trabajo. Recogió el afecto de quienes compartieron su día a día. Lo extrañaremos y recordaremos con mucho cariño.

Imágenes
cerrar
Últimas entradas
20/03/2019
La "Semana del Cerebro en Córdoba" es organizada por la cátedra de Fisiología Animal de la FCEFyN.
19/03/2019
Las jornadas se realizarán el 21 y 22 de marzo en la Universidad Tecnológica Nacional
11/03/2019
El objetivo de la campaña es estimular a las nuevas generaciones y visibilizar el trabajo de #MujeresArgentinas que inspiran.
06/03/2019
Comunicado del Directorio.
19/02/2019
Investigadores del CONICET revelaron que una intrigante pieza del genoma viral hace lo contrario de lo esperado: detiene la replicación del patógeno.