05/06/2017 | RESÚMENES DE PUBLICACIONES
Los usos de la tierra cambian la dinámica del carbono en el suelo y su fertilidad.
Científicos cordobeses encontraron que los suelos sometidos a disturbios disminuyen su fertilidad y su capacidad de mitigar el cambio climático
Conti imagenweb
Foto: Gentileza de Georgina Conti

Los bosques subtropicales secos de Sudamérica se encuentran bajo una presión de deforestación que se ha ido incrementando aceleradamente en los últimos años. El caso Argentino, en la región comprendida por el sudoeste de Santiago del Estero y noroeste de Córdoba no es una excepción.

Las diferentes actividades productivas como la ganadería y la actividad forestal –por ejemplo para obtener madera- implican la destrucción de la cobertura vegetal del bosque y afectan la dinámica de la materia orgánica del suelo. Estos cambios tienen consecuencias directas sobre la fertilidad de los suelos y su capacidad de mitigar el cambio ambiental al almacenar carbono.

Un estudio realizado por científicos del CONICET en el noroeste cordobés encontró que los cambios en el uso de la tierra reducen profundamente la cantidad de broza –materia muerta- que llega al suelo. Como consecuencia, la cantidad y la calidad de carbono formado en el suelo cuando se descomponen estos tejidos, también disminuye.

Bajo condiciones sin disturbio, los modelos teóricos suponen que existe un equilibrio entre el carbono orgánico que ingresa al suelo y su emisión por parte de los organismos que viven en el suelo, hacia el aire. La presencia de un disturbio, como un cambio en el uso de la tierra, puede afectar este equilibrio, lo que repercute en la fertilidad y en la capacidad de almacenar carbono del sistema, que contribuye a mitigar el cambio climático.

Por otra parte se piensa que la degradación del carbono por parte de los microorganismos con la consecuente emisión de dióxido de carbono en el suelo es mayor cuando estos organismos tienen más sustrato y más fácilmente degradable. Sin embargo, contrariamente a lo esperado, en este estudio se demostró que aquellos sistemas con mayor presión de uso, que poseían suelos con menor cantidad y calidad de carbono, mostraron mayores tasas de pérdida de dióxido de carbono desde el suelo.

Esto sugiere que los disturbios ocasionados por los diferentes usos disminuyen la protección física de la materia orgánica en el suelo que, sin importar su estructura química, se vuelve más disponible para los microorganismos. De esta manera, aquellos sistemas con mayor presión de uso, y en consecuencia menos fértiles, son a la vez mucho más sensibles a las pérdidas de carbono por actividad microbiana que lo esperado, afectando directamente su capacidad de mitigar el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera.

 

Publicación original

Autores

Conti, IMBIV (CONICET-UNC)

Kowaljow, IMBIV (CONICET-UNC)

Baptist, Francia

Rumpel, Francia

Cuchietti, IMBIV (CONICET-UNC)

Pérez Harguindeguy, IMBIV (CONICET-UNC)

Díaz, IMBIV (CONICET-UNC)

Imágenes
cerrar
Últimas entradas
20/03/2019
Describieron una nueva función del timo con importantes perspectivas futuras para investigaciones en procesos tumorales e infecciosos.
07/03/2019
Científicos estudiaron un fósil antártico  que permite hipotetizar que este tipo de boca apareció evolutivamente temprano en las aves Anseriformes
21/12/2018
La investigadora cordobesa fue reconocida en un ranking de la revista Nature y entre las más citadas de Clarivate Analytics
20/12/2018
Los primeros pasos de un bioterio autosustentable que promete grandes beneficios para la comunidad científica local.
05/12/2018
Científicos del IMBIV y “El Gato y la Caja” realizaron un proyecto de difusión de temas ambientales orientado especialmente al ámbito educativo.